Palancas de transformación

Mediante Cantabria 2030 se tiene que iniciar una nueva senda de implicación tanto de la empresas y de sus empresarios, como de todo el ecosistema de agentes sociales, económicos e institucionales de la región, para, entre todos, garantizar la competitividad de la región. Esta competitividad pasa por la activación de las cuatro palancas de transformación siguientes:

Talento y personas

Las personas son un eje fundamental en cualquier estrategia empresarial y sectorial a futuro. En este sentido, es preciso desarrollar un modelo de colaboración entre empresas e instituciones educativas que permita incorporar al modelo educativo las nuevas competencias profesionales.

Innovación

Resulta fundamental para Cantabria la orientación de las actividades económicas hacia sectores de alto valor añadido, aprovechando y potenciando las capacidades de I+D+I existentes en la región, pero desarrollando un ecosistema en colaboración con otras regiones.

Infraestructuras y suelo

Para el correcto desarrollo de una región, es totalmente necesario impulsar un modelo territorial basado en la cohesión y aprovechamiento de las infraestructuras de transporte, movilidad y telecomunicaciones, que garantice la conectividad intra- e inter-regional y ofrezca suelo industrial atractivo para las nuevas industrias.

Emprendimiento y startups

Resulta esencial, impulsar el desarrollo de un ecosistema facilitador del desarrollo de startups, fomentando la involucración del tejido socioeconómico de la región en el impulso de eventos, iniciativas y fondos para su aceleración.

La adecuada gestión de estas palancas permiten el desarrollo de las 28 líneas estratégicas y la consecución de los 11 objetivos que conforman Cantabria 2030. Para ello, el Comité Técnico de Cantabria 2030 y, especialmente, los mentores de cada una de las palancas, orientan y supervisan la perfecta ejecución de C2030.