Nuestra Red del Talento en Ecuador

José Martino siempre se ha sentido vinculado a los valores que representa Naciones Unidas, como el compromiso social y medioambiental, y desde joven ha tenido mucho interés por las relaciones internacionales. Tras estudiar periodismo e iniciar su carrera profesional en Cantabria, hizo las maletas y se marchó a Ecuador, donde comenzó trabajando para la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). Esta experiencia le llevó a continuar su labor con la Organización de las Naciones Unidas, donde actualmente es responsable de comunicación y punto focal para las relaciones con el sector privado para el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Una de las experiencias en las que se ha implicado ha sido el diseño de una campaña para contribuir a la reconstrucción de Ecuador tras el terremoto de 2016 con la iniciativa ‘Ecuador aquí Estoy’. Fue premiada en los Effie Awards como la mejor campaña de Relaciones Públicas y la segunda mejor campaña de Organizaciones Sin Ánimo de Lucro, con la que se recaudaron fondos y se realizaron conciertos en Miami y Quito.

José cree que la comunicación es un eje estratégico y transversal en cualquier organización y ello le ha llevado a conocer y aprender de personas de diversos ámbitos. Desde el ex secretario general de la ONU, Ban-Ki Moon, hasta jefes de estado y empresarios, así como personalidades del mundo académico o del ámbito de la investigación.

Poder aportar desde mi trabajo a la generación de alianzas público-privadas para un desarrollo más sostenible, la defensa de los derechos humanos y la sensibilización sobre cuestiones como el cambio climático es muy satisfactorio personalmente. Más aún cuando tienes la oportunidad de conocer cercanamente un país y una región con la que Cantabria y España tenemos tantos vínculos históricos y culturales como Latinoamérica y el Caribe”

“Tomar la decisión de salir de tu zona de confort, emigrar, cambiar de país y adaptarse a un nuevo contexto cultural no es algo fácil. Sin embargo, y a pesar del amor por la tierruca, en mí siempre estuvo este deseo de conocer y moverme por el mundo. Veo siempre con nostalgia fotos y paisajes de Comillas y Cantabria, pero también siento que he tomado la mejor decisión, pues vivir y compartir nuevas experiencias y formas de vida y generar redes de amistad en distintas partes del planeta me han brindado una gran riqueza humana y profesional.”